Colón Irritable

Sindrome de Colón Irritable y Osteopatía

Sindrome de Colón Irritable.

 

El síndrome de intestino irritable (SII), también conocido como síndrome de colon irritable, colitis mucosa, estómago nervioso, colon espástico, colitis espástica y colon o intestino irritable, es un trastorno funcional o síndrome de origen desconocido.

A diferencia que en la enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa), en el SII la estructura anatómica de la mucosa intestinal es normal, sin daños tisulares, por lo que no es causa u origen de enfermedades serias, como el cáncer.

El origen es desconocido, pero sí que se han identificado varios desencadenantes y/o agravantes, como por ejemplo el estrés, conflictos o desequilibrios emocionales, la dieta, intolerancias alimentarias, hábitos tóxicos (cafeína, alcohol, tabaco) y haber sufrido una infección intestinal. Investigaciones recientes parecen indicar que los afectados por SII tienen una actividad receptiva menor a la serotonina, haciendo que los niveles de este neurotransmisor sean anormales en el tracto digestivo del afectado.

Se calcula que el 10-17% de la población tiene síntomas de SII. Es el problema intestinal más común que lleva a que los pacientes sean derivados al gastroenterólogo.

El SII es dos veces más común en las mujeres que en los hombres y suele empezar antes de los 35 años de edad en el 50% de los casos. Y, aunque no es una enfermedad grave, los síntomas pueden en algunos afectados ser tan intensos que acaban perturbando su vida personal, social o laboral.

Los síntomas son varios: dolor abdominal que  mejora con las deposiciones, cólicos, hinchazón, flatulencia, diarrea, estreñimiento o alternancia entre ambos, fatiga, mucosidad en las heces, sensación de que no se completa la evacuación, etc. El paciente puede sufrir dos o todos ellos, y pueden variar entre leves a muy intensos; además, hay quien relata que los síntomas disminuyen temporalmente y luego vuelven, mientras que para otros empeoran constantemente. Los síntomas pueden agravarse también durante el periodo menstrual.

El diagnóstico médico se hace por exclusión, es decir, como no existe alteración del tejido intestinal, las pruebas que se hacen (análisis de sangre, radiografías con contraste, endoscopias, colonoscopias, etc.) son para descartar otras enfermedades que podrían cursar con los mismos síntomas. Es importante hacer el diagnóstico diferencial médico.

El tratamiento conservador tiene dos ramas. Una, encaminada a paliar y suavizar los síntomas, a través de tratamiento farmacológico (antiespasmódicos, antidiarreicos, antidepresivos, etc.). Y la otra, a mejorar, reducir, los factores desencadenantes o agravantes (manejo del estrés, revisión de la dieta, elimina- ción de alimentos intolerados y hábitos tóxicos, pautas de ejercicio, etc.).

 

El Síndrome de colón Irritable desde la osteopatía – Tratamiento.

 

 

La osteopatía es una medicina o terapia manual en la que, manipulando el cuerpo y sus tejidos (órganos, músculos, huesos…), se busca armonizar los sistemas nervioso, músculo esquelético y endocrino, y así optimizar el bienestar físico, mental y emocional del paciente.

Para armonizar el cuerpo, el sistema nervioso es clave y, sobre todo, el sistema nervioso autónomo (SNA). Este consta de dos partes, la parte llamada simpática, que en el caso del intestino ralentiza la motilidad intestinal y la secreción de los jugos gástricos, y la llamada parasimpática, que reactiva el sistema. Podríamos simplificarlo diciendo que el simpático es el freno de los intestinos y el parasimpático el acelerador.

Desde el punto de vista de la osteopatía, el SII es causado por un desequilibrio en su innervación autonómica, es decir, que el freno y el acelerador no funcionan como deberían. Así, hay casos en los que el pedal pisado es el simpáticodando estreñimiento, indigestión, pesadez…– ; en otros es el parasimpático, que resulta en lo contrario; y, en otros, “compiten” entre sí, de modo que los síntomas se alternan.

Para acabar y facilitar la comprensión del caso, solo explicar que los nervios del sistema simpáticos que inervan el sistema digestivo (de estómago a colon) salen de la columna, desde la quinta vértebra dorsal (T5) a la segunda lumbar (L2). Mientras que el sistema parasimpático inerva estómago y un tercio de colon, a través del nervio vago, que sale de la nuca (Vertebras cervicales altas C0-C1), y el resto (colon y recto), a través de los nervios que salen de la última parte de la columna, el sacro (S2 a S4).